Regístrese>>

Revista Pan Caliente

Me Gusta    
120
     Compártelo        

4 Errores Frecuentes al abrir un restaurante

4 Errores Frecuentes al abrir un restaurante
Octubre 04, 2018
3 Comentarios
"Para abrir un restaurante no solo basta con tener las ganas, el capital suficiente y una técnica capaz de poner en marcha a los fogones y darle rienda suelta a la creatividad."


Por: Comunicación Digital Levapan.


Entender las necesidades del mercado y generar una identidad tanto en concepto como en sabor son tan solo algunos de los retos que todo emprendedor debe sortear. Si está pensando en independizarse y recorrer las rutas del emprendimiento le aconsejamos tomar en cuenta estos consejos que revista Pan Caliente trae para usted.


1. Detrás de un proveedor, existen 10 más

La soberbia lo puede conducir a caminos muy rocosos. Lo más importante antes de abrir un restaurante, además de un plan de negocios, es la construcción de una guía o base de datos de proveedores de confianza. Generalmente, los grandes restaurantes no tienen más de 2 o 3 proveedores por categoría. ¿La razón? así exista mucha oferta y cientos de propuestas tentadoras en cuanto a precio y promesas de valor, en la gastronomía el cumplimiento en tiempos de entrega, calidad de un producto y la frescura del mismo son factores decisivos para el éxito de un restaurante. Muchas veces, lo barato sale caro.


2. El síndrome de "yo invito"

Cuando se inaugura un restaurante propio es inevitable sentir felicidad y querer que todos nuestros amigos y familiares vengan y prueben el resultado de tantos meses o años de esfuerzo. En este punto es muy fácil caer ante la tentación de sentirse “amplio” o generoso a la hora de pagar la cuenta.

Si no se mide en gastos, el flujo de caja se verá afectado. Piense en que cada ingrediente que participa en un proceso, sea este al servir una taza de café o llevar un plato fuerte a la mesa, le generará, si no se paga, un saldo en rojo visible a cierre de cuentas. Así que contenga sus emociones y absténgase de levantar la mano para decir “yo invito”.

Conocer a su competencia es algo no debe pasar por alto. Para lograrlo, puede acudir a un trabajo de campo donde vea sus ventajas competitivas, o si lo prefiere, emplear una monitorización digital mediante un formato tipo encuesta donde le pregunte a sus clientes potenciales sobre gustos y preferencias.


3. No crear un menú propio

Pensar que entre más opciones ofrezca mayor será el éxito de su establecimiento es un error garrafal. Es clave crear un concepto propio y una línea gastronómica muy definida de la cual se desprendan los diferentes momentos, platos o servicios de la carta. Incluso, hoy por hoy existen restaurantes del tipo L’Entrecôte; famosa cadena francesa con sede en Bogotá, donde solo se sirve un solo plato: papas con carne.

Para un cliente es muy importante tener referencia clara de lo que se ofrece en el menú puesto que actualmente los comensales buscan propuestas nuevas que gocen de una identidad definida. Además, tener una carta propia permite impulsar otro concepto vital como lo es el marketing, puesto que un menú bien promocionado, explicado y sustentado será sinónimo de posicionamiento de marca, voz a voz y un aumento progresivo de nuevos clientes a su negocio.


4. Abrir por abrir

Este tal vez es uno de los errores más frecuentes de los dueños de restaurantes en el mundo. A menos que usted tenga un presupuesto muy amplio para contratar un chef con bastante experiencia, el abrir por abrir un establecimiento le puede salir caro.

Y aquí caen empresarios, actores, músicos y artistas que piensan que con poner un capital semilla y su nombre se logrará un resultado arrasador. Abrir un restaurante requiere en primer lugar de capacitación; saber cómo cocinar y qué tipo de oferta se va a preparar en el lugar. Piense en algo: a pocos días de la apertura su cocinero en jefe no llega ¿quién puede preparar el menú del día? Por lo menos, usted deberá tener nociones de cómo cocinar, montar y servir los platos de su carta. De igual manera, es importante contar con la asesoría de un restaurador y/o arquitecto que planee correctamente la ubicación de fogones, hornos, ductos de ventilación de olores, mesones, mesas de servicio, baños y todo lo que habite como tal un restaurante. No basta con que se vea bonito, todo en un restaurante tiene una justificación.


Conocer a su competencia es algo no debe pasar por alto. Para lograrlo, puede acudir a un trabajo de campo donde vea sus ventajas competitivas, o si lo prefiere, emplear una monitorización digital mediante un formato tipo encuesta donde le pregunte a sus clientes potenciales sobre gustos y preferencias.
 



Inicia sesión.

Disfruta de los beneficios que ofrecemos para nuestros clientes registrándote en nuestro sitio.


Iniciar Sesión Recuperar clave

Recuperar Cancelar
×