Regístrese>>

Revista Pan Caliente

Me Gusta    
115
     Compártelo        

¡En Duitama Toliboy, resultado del trabajo y la pasión!

¡En Duitama Toliboy, resultado del trabajo y la pasión!
Agosto 04, 2018
3 Comentarios
"En el gremio panificador el nombre de Toliboy se ha posicionado no solo como una de las empresas más pujantes y emprendedoras del país, sino como una marca de inspiración para otros actores del sector que han visto cómo de una panadería ha salido un gran ejemplo de constancia y éxito. "


Por: Comunicación Digital Levapan.


Del mostrador a la gran industria

A simple vista esta historia puede parecer un relato como cualquier otro: una idea de emprendimiento y las ganas de salir adelante con un negocio propio. Sin embargo, quien conoce a su fundador, Ricardo Díaz Cortés, sabe que de los fracasos surgen oportunidades y, en este caso, de una serie de obstáculos del destino resultó una compañía robusta e innovadora.

Cuarenta y cinco años atrás, Díaz Cortés comenzó como operario de producción para pastelería de mostrador. Allí aprendió la técnica y obtuvo toda la información necesaria que décadas más tarde lo lanzaría como empresario. Sin embargo, el camino hacia la cúspide no fue sencillo: en Bogotá se quebró y las deudas y la mala situación financiera hicieron que buscara una nueva oportunidad para emerger a las afueras de la capital. Un anuncio en el periódico, donde se solicitaba un pastelero en Duitama, Boyacá, fue la oportunidad para reiniciar su camino laboral. Allí arribó en 1993 con el firme objetivo de sacar adelante a su familia.

“Llegué a Duitama y al poco tiempo un señor me propuso montar una panadería. En ese momento se hizo un censo y habían como 180 establecimientos similares. Le dije que si abríamos íbamos a ser la más mala porque no teníamos ni vitrinas, ni grecas ni muebles. Acordamos improvisar en un mercado diferente, así que vimos en la industria una buena oportunidad de negocio”, recuerda Ricardo Díaz, quien es oriundo de Icononzo, Tolima.

Inicialmente, el pacto fue que su socio invertiría $2.700.000, siempre y cuando el protagonista de esta historia pusiera a disposición de la empresa todo su conocimiento y la técnica para producir.

El primer producto que se realizó en Toliboy fueron unos liberales, seguidos por las galletas para reparto. Pero, a tan solo dos meses de inaugurada la compañía, su socio decidió retirarse y puso a la venta su parte, pero no en dos millones de pesos sino en siete. En ese momento Ricardo Díaz Cortés consultó con su esposa, Mary Mateus, y, a pesar de su negativa, decidió creerle a su instinto y sellar el trato. Tenía un plazo de cuatro meses para juntar el dinero y pagar su deuda, lo cual no se cumplió puesto que dos meses después de cerrado el acuerdo, Díaz pudo pagar el total de la misma.

Además del coraje para enfrentar la situación, los Díaz Mateus necesitaban un nuevo lugar para operar. Pero, a pesar de las ganas por continuar, en Duitama nadie quería arrendarles un local por miedo a las represalias. Sin embargo, en toda historia siempre hay un salvador, y en esta fue un amigo de la familia, quien le prestó a Ricardo diez millones de pesos para poder comprar un terreno en la zona rural del municipio.

Por eso, decidió traer a su familia de Bogotá y emprender por primera vez en su propio negocio: una empresa familiar.

Hasta allí llegó la familia Díaz Mateus para ubicar su lugar de residencia y una bodega, que años más tarde, se convertiría en la base para la creación de la gran empresa que es hoy en día Toliboy.

Tolima y Boyacá

El nombre de Toliboy surgió de la unión de los nombres de dos departamentos: Tolima y Boyacá. Y es que en Toliboy, la unión siempre ha estado presente, pues veintitrés años después de iniciado el negocio, los cinco hijos del matrimonio Díaz Mateus son quienes luchan a diario por expandir la empresa.

Actualmente, en la compañía trabajan ciento cuarenta personas de forma directa y diez por prestación de servicios. Entre sus productos más apetecidos, además del liberal, está el brazo de reina, el mismo que se maquila para las tiendas Hard discount y se encuentra en las góndolas exhibidoras bajo la marca Toliboy.

TOLIBOY CUENTA CON DOS PERSONAS NO OYENTES QUE FORMAN PARTE DE SUS LÍNEAS DE PRODUCCIÓN.


“Han habido muchas dificultades a lo largo de los años. Por ejemplo, un negocio competencia nos puso una bomba en el lugar donde estábamos. Querían sacarnos del camino a como diera lugar; me amenazaron de muerte, hubo llamadas de advertencia en contra de mis hijos... ¡En fin! Cosas duras por las que nos tocó atravesar”, relata el tolimense.

Por ahora, Toliboy continúa con su proyección empresarial. Atienden el 80% del mercado boyacense y ya opera en los departamentos de Cundinamarca y Casanare. Quieren expandirse y saben que, con la calidad, la tradición y la entereza que los ha caracterizado, muy pronto estarán llenando a toda Colombia con los mejores productos: “Made in Boyacá”.
 



Inicia sesión.

Disfruta de los beneficios que ofrecemos para nuestros clientes registrándote en nuestro sitio.


Iniciar Sesión Recuperar clave

Recuperar Cancelar
×